ARMAS DE AIRE COMPRIMIDO

Suelen consistir en un fusilcarabina o pistola, que tiene una cámara de potencia en la que un muelle es sometido a compresión y mantenido así por el mecanismo del gatillo. Al accionar el gatillo, el muelle es liberado y acciona un pistón que comprime aire que pasa al cañón, donde reposa el balín. Bajo la fuerza del aire comprimido por el pistón, el balín se ve obligado a atravesar el cañón a alta velocidad, para, una vez en el aire, iniciar su trayectoria libre hasta el blanco. Los modelos más económicos y populares suelen ser de tiro único, debiendo amartillar el arma y poner manualmente un balín nuevo en cada disparo. Esto se hace al bascular el cañón hacia abajo, que, por medio de unas bielas, comprime el muelle y deja a la vista la recamara del cañón, donde se coloca el balín.

En otros modelos se usa una cantidad de aire comprimido previamente al disparo, bien por una bomba integrada en el arma y que hay que accionar para cada disparo, o bien por una bomba manual, un compresor eléctrico o un depósito integrado en el arma donde se acumula aire para varios disparos. También hay modelos que usan cartuchos desechables de Co2. Todos estos modelos de aire o gas precomprimidos, por lo general, tienen una precisión mayor a los modelos de muelle y pistón, debido al violento retroceso y vibraciones que producen estas, siendo estos efectos nulos o casi nulos en las armas de aire o gas precomprimidos.

 

USO PRINCIPAL DE LAS ARMAS DE AIRE

En algunos países está permitida la caza con armas de aire comprimido, mientras que en otros, como en el caso de España, donde solo se permite el tiro deportivo a dianas.

Un uso deportivo de las armas de aire comprimido sería la disciplina de field target en en que se dispara a dianas abatibles que suelen representar diversas especies cinegéticas.

Algunos clasifican como armas de aire comprimido las réplicas de airsoft, ya que la impulsión del proyectil normalmente es electromecánica, este comprime mediante engranajes el aire de una recámara que impulsa el proyectil, existen pues algunos modelos que funcionan a gas o aire comprimido.

 

CALIBRES

Se reconocen varios calibres, siendo los más populares los calibres de 4,5 mm (.177 pulgadas) y de 5,5 mm (.22 pulgadas), el primero es el oficial para competición, los cuales normalmente son de plomo o aleaciones de este elemento. También existen los calibres 6,35 mm (.25 pulgadas), 5,0 mm (.20 pulgadas) y BB (perdigones) de 4,4 mm, consistente este último en bolas de acero, opción muy usada en pistolas por su facilidad para el funcionamiento semiautomático. En las réplicas de airsoft el calibre casi universal es el esférico de 6 mm en PVC.